Ya llega la Navidad: momentos familiares y ¡viajes!

Ya estoy de cuenta atrás con las vacaciones de Navidad… tengo todos los regalos, los menús pensados y los billetes. Sí, los billetes porque este año nos vamos a Asturias a casa de mis suegros a pasar nochebuena y Navidad, siempre solemos pasarlo en casa de mis padres con toda la familia, pero este año aprovechando que tengo un montón de días pendientes para gastar de vacaciones (no es que me los regalen, sino que he trabajado muchos fines de semana, eh?) y mi pareja también, así que nos vamos los dos a Asturias a su mesón a celebrar estas fiestas tan entrañables. He de confesar que cuando decides vivir en pareja una de las cosas más  difíciles es escoger qué fiestas celebras con quién… yo adoro a mi familia y me cuesta no estar con ellos, pero evidentemente hay que cuidar a los suegros y a la familia política, así que allá vamos cargados con regalos y dulces típicos catalanes.

Campo de Francisco nevado

Muchas veces hemos ido a Asturias en coche parando a comer y a descansar durante la ruta. Desde Barcelona son más o menos 7 horas sin parones, lo bueno es que hay excelentes restaurantes a pie de carretera con vistas estupendas. Con un buen café en La Pausa (sorprendentemente bueno), unas buenas tapitas, música sin parar y la mejor compañía (mi novio :D ) el viaje es de lo más agradable. No obstante este año hemos preferido el bullicio del aeropuerto porque nos encantan las colas de espera. Es broma, el principal motivo ha sido que con la nieve y las bajas temperaturas conducir es más peligroso, así que preferimos ir relajados y calentitos :D . Además luego nos vamos a nueva york y prefiero no coger tantos aviones :D . ¡Sí, sí! todo pinta que  serán unas fechas increíbles. Ya os contaré con detalles :D porque ahora estoy a tope con tooodas las maletas, mapas y demás.

Lo único que me preocupa es el frío ya que tanto en Asturias como en New York, las temperaturas oscilan entre los 3º de media. Al principio iba a meter en la maleta un montón de jerseys y abrigos, aunque luego me hicieron ver que era mejor en caso de que mi abrigo no abrigue comprarse allí uno, ya que las tiendas suelen tener abrigos de calidad y es mejor que ir como una cebolla. La idea de mi novio para combatir el frío es tener siempre una taza de chocolate o café caliente en las manos, así que ya veo que volveré de Navidades con sobredosis de cafeína, aunque sinceramente me apetece mucho pasear bajo la nieve por hermosas calles iluminadas y parar a comprarme un café en un stand de calle.

Central Park nevado

Ya os contaré a la vuelta las cosas maravillosas que he vivido en ambos lugares. Siento ser tan escueta esta semana, pero de verdad que tengo mil cosas. Prometo que a la vuelta de New York os lo explicaré todo. Me encanta la Navidad y me hace muy feliz. La Navidad es un momento maravilloso para replantearse la vida y que todos hagamos del mundo un lugar mejor. Y también porque tener una buena familia donde te quieren es el mejor regalo que pude tener al nacer. Os deseo a todos una feliz Navidad y un próspero año nuevo.