Una semana en Nueva York VII

Viajar a Nueva York: rutas y recomendaciones (parte VII)

El día 1 de Enero del 2012 cogíamos nuestro avión de vuelta a Barcelona. Una lástima despedirse de la ciudad, pero durante mucho tiempo recordaré esta gran ciudad y quien sabe… ¡Quizás algún día nos mudamos a NY!

Séptimo y último día en Nueva York

Nuestro avión salía a las 6 de la tarde lo que significa que tendríamos que estar a las 4 en el JFK y más o menos salir a las 3 desde nuestro Hotel. Como que no nos acostamos tarde, nos levantamos más o menos pronto. Como habíamos cumplido nuestras previsiones ya no nos quedaba mucho más por ver, así que nos fuimos dando un paseo por la 5ª hasta el centro. Pasamos por la Librería pública a ver si esta vez estaba abierta y la podíamos ver por dentro, lástima que también estaba cerrada.

La nave de Star Wars en Lego

Aprovechamos también para visitar la Cathedral de St. Patricks y tomarnos nuestros últimos cafés de Starbucks en su país de Origen. Nos acercamos también a la tienda Lego en el Rockefeller Center que todavía no la habíamos visitado y alucinamos. La tienda está llena de vitrinas con construcciones de Lego increíbles (la Guerra de las galaxias, animales, Jurasic Park, un dragón y hasta el propio Rockefeller Center).

Carritos así los hay en cada esquina

De vuelta a la calle 32 hasta nuestro hotel La Quinta Inn ultimamos las compras de souvenirs y otros regalos. Para no fallar a las tradiciones y no pecar de ‘poca imagen de turista’ nos pedimos un hot dog en un mítico carrito de una esquina. Finalmente, y muy a pesar nuestro, recogimos nuestras maletas y nos dispusimos a ir en buscar del autobús NYC airporter (el mismo que nos trajo) a la Penn Station. Había mucha cola, no teníamos tickets y no teníamos claro cuándo llegaría, así que como era más tarde de lo previsto decidimos no arriesgarnos en perder el vuelo y coger un Taxi (65 $ el trayecto). Todavía no habíamos cogido un Taxi así que nos sentimos satisfechos de acabar la lista de ‘cosas que hacer en NY’.

Taxis de Nueva York

El aeropuerto JFK es enorme y por eso es mejor ir con tiempo. La terminal 3 es pequeñita pero la zona de facturar es un follón. Hay una misma cola para todos los vuelos y tienes que hacer un especie de facturación online en las máquinas que hay accesibles. Yo me puse muy nerviosa porque no entendía nada, pero una azafata muy amablemente me explico que debía hacer. Así que saque los papeles de facturación electrónicos (has de poner los pasaportes en la máquina y el número de localizador del vuelo) y nos pusimos a la cola de facturar. Una vez en la terminal ya era hora de comer así que comimos unas porciones enormes de pizzas buenísimas de la pizzería Barros. En seguida nos tocó embarcar, esta vez no tuvimos tanta suerte con los sitios, así que nos tocó aguantar el vuelo de vuelta apretaditos como todos. Llegamos antes de lo previsto (6’40 h de vuelo) y pese a mi idea de dormir en el avión con mis tapones y antifaz fue imposible. Así que tras recoger las maletas nos fuimos hacia casa a pasar el Jet Lag cada uno a su manera, el día siguiente ya sería perfecto para ver la fotos y explicarlo con detalle a la familia y amigos. Y por supuesto dejarlo escrito aquí para no olvidarme nada de nada.

Si quieres saber más sobre New York sigue leyendo en mi semana en Nueva York 

Una semana en NuevaYork IV

Viajar a Nueva York: rutas y recomendaciones (parte IV)

Hasta aquí el viaje había sido a la perfección, lo que nos sabíamos es que todo seguiría igual para convertirse en una viaje 10 :D

Cuarto día en Nueva York

Nos habían recomendado realizar la excursión de contrastes de Nueva York. Una excursión que te guía en autobus por los barrios periféricos fuera de Manhattan de modo que puedes ver las diferencias culturales de esta gran ciudad. Así que como nos dieron hora para el jueves, este día tocó madrugar. A las 8’10 debíamos estar delante un hotel de Times Square para añadirnos al grupo y empezar la excursión de 2 horas. El grupo éramos un autobus pequeñito de habla española y Dani, el guía que nos tocó, fue una maravilla y nos fue contando durante la excursión muchos detalles interesantes de la ciudad de New York, además de aconsejarnos sobre visitas turísticas y restaurantes.

famoso graffiti del Yankees Stadium

Una vez todos estuvimos dentro del autobus nos llevaron al Yankees Stadium donde pudimos hacernos un par de fotos con un graffiti muy conocido (véase la foto de arriba) y con el magnate estadio de beisbol. Luego atravesamos el bronx, siempre en autobus, hasta la comisaría 42 del Bronx. Es una comisaría donde se han rodado muchas películas, aunque todavía es operativa y no puedes entrar dentro. Aunque sí que puedes fotografiar los coches y la entrada y ver algún preso si tienes suerte. Daniel, nuestro guía, nos contó muchas cosas interesantes sobre los delitos en Nueva York y la comisaría, pero por respeto a él no lo contaré por aquí. Después de visitar la comisaría vimos desde el autobus unos cuantos graffitis emblemáticos sobre víctimas de las bandas callejeras. Luego salimos del Bronx y fuimos hasta Queens donde desde el autobus pudimos ver las grandes casas de este barrio.  Una vez visto el Bronx y Queens, el tour contemplaba adentrarse en los barrios hispanos y paramos en Little Colombia para desayunar. Nosotros no queríamos desayunar porque lo habíamos hecho en el Hotel, así que aprovechamos esa media horita para pasear por la calle principal y comprar algún souvenir. La siguiente y última parada de Contrastes es el barrio judío. Es increíble, tal cual las películas con hombres con tirabuzones y sus largos abrigos negros. En el barrio judío también pudimos bajar y caminar unas cuantas calles para ver el ambiente y realizar fotografías. Luego pudimos ver Brooklyn desde el autobus. Cruzamos el puente de Manhattan y nosotros nos bajamos en ChinaTown. La excursión contempla hacer tres paradas para que bajen los turistas (a pie del puente de Brooklyn, Chinatown o Times Square) así que aprovechamos la ubicación para acabar de ver el Sud de Manhattan.

La famosa comisaría 42 del Bronx

Os recomiendo que hagáis la excursión de contrastes, es el modo perfecto de ver diferentes barrios de Nueva York sin perder mucho tiempo en trayectos, y eso sin contar las maravillosas cosas que aprendes con un guía. Nosotros la realizamos con la empresa de esta web que hace tours y excursiones en español, si podéis preguntar por la que haga Dani (fue nuestro guía y me pareció genial). El tour contempla ver los barrios de la periferia y hace como unas 6 paradas donde se puede bajar a hacer fotos y ver otras ubicaciones desde el mismo autobus. Has de llamar para pedir hora y día y cuesta 70$ por persona, estoy segura que no os arrepentiréis.

Sobre las 12’30 o así estábamos en ChinaTown. A mi sinceramente me decepcionó un montón, no obstante pasear por Chinatown y callejear un poco es visita obligatoria. Aprovecha si quieres para comprar souvenirs a muy buen precio (en especial si te sales de la calle principal). Allí pedimos en un chino un take away que nos comimos en un parque muy curioso lleno de chinos que en grupos cantaban, tocaban instrumentos y jugaban al ajedrez (ya lo siento pero soy incapaz de recordar el nombre de esta plaza). Tras callejear un rato y comprar unos llaveros de Nueva York fuimos hacía Little Italy (basicamente la calle Mulberry entre Broome y Canal) donde lo atravesamos con mucha admiración sobretodo por la decoración y por la autenticidad italiana del barrio. Luego paseamos por el Soho en dirección al Washington Square. En este parque hay un arco de triunfo desde donde se ve la famosa avenida hasta el final y la archiconocida fuente de los surtidores (como era invierno estába apagada, pero en verano está abierta para bañarse). Me encantó el parque por su ambiente ¡había un pianista tocando un piano de cola en medio del parque! y porque las ardillas están domesticadas (mi novio les daba de comer en su propia mano).

Las ardillas del Washington Square

Desde el parque subimos por la 5ª hasta la 14 para ver el Edison Building y el Unión Square mientras nos dirigíamos hacia el Madison Square Park para contemplar el Flatiron Building. Allí nos hicimos las míticas fotos con el Flatiron y como sólo eran las 5 p.m. cogimos el metro hasta Times Square para comprar entradas en TKTS para el espectáculo de Navidad del City Hall.

Tras 45 minutos de cola pudimos comprar dos entradas muy bien ubicadas a muy buen precio en la sesión de las 9 de la noche del Radio City Christmas Espectacular. Ojo en TKTS porque puedes hacer una hora de cola y que cuando llegues no te queden entradas… si quieres el descuento has de saber a qué estas sujeto, al menos si estás avisado no te llevas un gran disgusto.

Como que nos faltaban 3 horas para el comienzo del show decidimos ir a comernos la típica hamburguesa americana de un bar que nos recomendo nuestro guía Daniel. Así que cogimos el metro y andamos hasta el restaurante Jackson Hole. El desplazamiento valió la pena, la hamburguesa estaba deliciosa y nos pudimos hacer una foto comiendo una hamburguesa del tamaño de una cabeza casi.  El Jackson Hole está en la 3º avenida entre las calles 34 y 35.

Escena del Radio City Christmas Espectacular

Volvimos al centro y pasamos por el Rockefeller, había poca gente y pudimos ver la pista de patinaje y la decoración de noche. Llegamos al City Hall y entramos para ver nuestro espectáculo. El teatro es increíble, se nota que es de los lujosos de Nueva York y todo un emblema para Broadway. Evidentemente el espectáculo de las famosas Rockettes nos pareció espectacular nunca más bien dicho, tratándose de una espectáculo familiar hay partes un poco ñoñas, pero otras son increíbles. Si estás en New York por Navidad ir a verlo, no creo que os defraude. Y así acabó nuestro completísimo día, uno más para no olvidar.

Si quieres saber más sobre New York sigue leyendo en mi 5º dia en Nueva York