Viajando en Ave a Madrid

Viajar en Ave es cómodo, práctico y rápido

 A las 7 de la mañana me suena el despertador, me cambio rápido, cojo mi superbolso de trabajo y me dispongo a rezar para encontrar un taxi rápido. Efectivamente la rotonda de mi casa nunca falla. A los 30 minutos después de levantarme ya estoy en la estación. Mi tren sale dentro de 20 minutos, pero soy muy previsora y me gusta llegar con tiempo, no me gustaría perder un tren por un problema con el taxi o con el tráfico ¡Nunca se sabe cuándo puedes encontrarte con el camión de la basura en un callejón o un control de policía! Yo creo que siempre es mejor ir con tiempo, ahora bien, ya se que eso es mi opinión… hay quien lo intenta y nunca lo consigue ;)

Cuando llego a Sants me gusta tomarme un café mientras espero la hora, bueno en realidad es algo más que un café… Esta vez he visto que han abierto (supongo que hace poco, porque no la he visto antes) una nueva cafetería Lavazza y he ido a probar. He tomado mi café y lo he acompañado de una riquísima muffin de chocolate. No me gusta saltarme mi régimen pre-Navidad, pero es que a las 7’30 de la mañana no estoy para luchar con mi propio cerebro. Si os gustan las muffins, éstas son una buena opción. El próximo día intentaré hacer una foto del local y de las muffins, que se me ha olvidado esta vez.

Mientras degusto mi desayuno ante la atenta mirada de otros viajeros (algo que sinceramente me molesta un poco) no puedo dejar de mirar la pantalla de las salidas… como si fuera a perderlo mientras me como mi muffin de chocolate… en fin cada una es como es y yo soy una histérica como vosotros sabéis.

Cada vez que he de coger el Ave doy gracias a Dios por que el gobierno decidiera despilfarrar el dinero de esta forma y no de otra. Desde el día que el AVE llego a Barcelona me despedí de los caros taxis al aeropuerto, de los largos controles de seguridad y de las incómodas esperas para subir al avión. Me encanta ir en Ave. Poder sentarme cómodamente en mi butaca y mirar por la ventanilla mientras puedo ir trabajando con mi ordenador no tiene precio. Y lo mejor de lo mejor es cuando ponen una película que realmente me interesa, entonces una parte de mi agradece tener la escusa del trabajo para disfrutar de una película en el tren.

Os puede interesar saber que en las estación de Sants hay una oficina de turismo, cajeros automáticos (no me acuerdo de que sucursal),una farmacia, una tienda Divers (que por cierto, he entrado a dar una vuelta y venden de todo), una tienda Kodac (muy útil para revelar fotografías mientras tú estás de camino), una zona de juego virtual, una tienda de Barcelona FC, una floristería, un par de tiendas de ropa y regalos y como no, un par de cafeterías. Os digo las tiendas que suelo ver en mi recorrido, porque sé que en la parte de atrás hay más cosas pero no me acuerdo. Un día cambiaré el recorrido y me fijaré para poder ayudaros a todos. Nunca está de más saber aprovechar el poco tiempo que tenemos libre y comprar a última hora un regalo que olvidamos o unas fantásticas flores (¡que a las mujeres nos encantan!)

Otro día os cuento lo que puedes ver en Madrid de viaje relámpago, hay cosas que no te puedes perder y te van de camino al trabajo.