Una semana en Nueva York VI

Viajar a Nueva York: rutas y recomendaciones (parte VI)

Al fin llegó el Sábado 31 de diciembre, el último día del año que viviríamos en Nueva York y en esta misma ciudad daríamos la bienvenida a un nuevo año, esperemos que sea próspero y feliz para todos.

Sexto día en Nueva York

Este día nos levantamos tarde, era 31 y la noche podría ser muy larga así que decidimos descansar un poco más. Sobre las 10’30 nos pusimos en marcha para ir al Rockefeller Center. Una vez allí subimos al Top of The Rock, y digo subimos directamente porque no hicimos nada de cola. Las vistas no defraudan. Puedes ver el skyline con el Empire State y el Central Park como pulmón de Nueva York. El día era soleado y las vistas perfectas. Quisimos venir de día al Top of the Rock porque al Empire State ya fuimos de noche y acertamos con la decisión.

Vistas desde el Top of the Rock hacia el Central Park

Luego nos pusimos en la cola para patinar en la pista de hielo de Rockefeller, es un clásico que no queríamos dejar de vivir, así que nos dispusimos a esperar un rato. La cola duró unos 35 minutos y no fue para tanto. Pedimos nuestros patines y nos dispusimos a dar unas cuantas vueltas por la pista. Estuvimos allí durante poco más de una hora hasta que nuestro turno terminó a las 14.00h. Por sorpresa nuestra vimos 4 pedidas de mano mientras estábamos en el Rockefeller, parece ser que es un lugar mítico para pedir la mano.

Pista de hielo del Rockefeller Center

Cuando salimos de patinar nos acercamos a la pastelería Magnolia (1240 Avenue of the Americas), muy famosa por su cupcakes y su cheesecake, para provar la deliciosa tarta de queso. Mientras la disfrutábamos caminando por el centro decidimos improvisadamente pasar el mediodía en el MOMA. Visitamos muy rápidamente las salas hasta que encontramos a todos los impresionistas y más cuadros de Van Gogh, Miró y Dalí.

Sobre las 5 decidimos volver al hotel para descansar un rato y comer (esta vez take away mejicano :D ) y decidir cómo celebraríamos la noche de fin de año. La idea inicial, y que teníamos pensada desde Barcelona, era ir sobre las 6 p.m. a Times Square para celebrar la nochevieja bajo el confeti. No obstante, cuando nos enteramos de que con ir a las 6 no era suficiente y que habíamos de ir a las 2 del mediodía decidimos que mejor buscar otra alternativa. Investigando por Internet vimos que en Central Park se reunían los neoyorquinos cerca de un escenario y de la conocida carrera de disfraces de medianoche y decidimos celebrar allí el año nuevo. Sobre las 8 nos dirigimos hacia el Central Park y cuál fue nuestra sorpresa al decirnos que estaba cerrado (se ve que este año ya no había pantalla en Central Park) así que vimos que el acceso a Times Square de la 7 avenida estaba abierto, así que nos fuimos hacia allá.

Imagen de cómo es la fiesta en Times Square

Encontramos un sitio donde se veía la bolita y las pantallas y nos quedamos allí fuera de la multitud. No estuvimos bajo el confeti ni  y tampoco vimos ni oímos el espectáculo, pero si que pudimos ver la famosa bolita y celebrar el año nuevo rodeados de neoyorquinos y en pleno centro de Nueva York. A las 12 de la noche vimos la bolita caer y los fuegos artificiales a continuación. Luego de 5 horas de pie decidimos irnos al hotel, brindamos con cava en la habitación y nos fuimos a dormir. El dia siguiente tocaba volver a casa…

Si quieres saber más sobre New York sigue leyendo en mi 7º dia en Nueva York 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>